/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

VIAJAR CON TU PERRO

Todo lo que debes saber y preparar para pasar unas buenas vacaciones junto a él. 

Después de haber hecho cientos de viajes con mis perros, he descubierto que no hay mayor placer que poder compartir las vacaciones con ellos, sea donde sea. 

Por suerte, cada vez son más los lugares e instalaciones que admiten perros, así que ahora es mucho más fácil poder viajar con él/ella sin necesidad de irnos preocupados por haberlo dejado sólo en alguna guardería canina. 

Pero, si bien es cierto que cada vez hay más establecimientos que permiten el acceso de nuestros perros, debes saber que esto no ha sido un camino fácil que a muchos nos ha costado mucho esfuerzo y muchas reclamaciones y peticiones de firmas para conseguirlo.

Por eso, espero que te sea de utilidad este artículo y de la misma manera, espero que sigas estos pequeños consejos que harán que cada vez sean más los establecimientos que nos abran las puertas para ir con nuestros perros.  

1.- TU PERRO Y TÚ tenéis vuestros DERECHOS, pero también vuestras OBLIGACIONES

Pues sí, efectivamente, aunque a veces nos cueste reconocerlo. Antes de "exigir" nuestros derechos, deberíamos estar seguros de estar cumpliendo todas y cada una de nuestras OBLIGACIONES. 

Llevo viajando con mis perros desde hace casi 15 años y soy muy consciente de que el cumplimiento de todas las obligaciones que tengo como propietaria es imprescindible para poder seguir haciéndolo. 

La primera OBLIGACIÓN que tienes como propietario es tener a tu perro perfectamente EDUCADO y SOCIABILIZADO. Un perro educado y controlado, no sólo no molesta a nadie, sino que será bienvenido allí donde vaya. 

La segunda obligación que tienes como propietario responsable, es "no hacer en ningún sitio, lo que no te gustaría que te hicieran a tí en tu casa". Puede parecer una obviedad, pero cuando estamos de viaje, esto hay veces que se nos olvida.

Vamos a poner un ejemplo que lo vas a entender perfectamente.

Imagínate por un momento, que  te acaba de llamar tu hermano que vive muy lejos para decirte que le gustaría pasar unos días en tu casa con sus 2 hijos de 3 y 7 años. Tienes muchas ganas de verlo, por lo que le abres las puertas de tu casa sin dudarlo. Durante la estancia, un día está lloviendo y al volver del paseo, los niños traen los zapatos llenos de barro. Tu hermano podría haber optado por hacer lo que hace en su casa ante esta situación: quitarle los zapatos sucios a los niños justo en la entrada para no ponerlo todo perdido. Pero sin embargo, tu hermano decide que como no es su casa y vas a limpiar tú, los niños pueden entrar e incluso subirse al sofá y a la cama con los zapatos llenos de barro, lo que te ocasiona muchas horas de limpieza de la casa posteriormente y posiblemente, tener que volver a tapizar ese sofá que tanto esfuerzo te costó comprar. ¿Como te sentirías? ¿Estarías deseando volver a ver a tu hermano y tus sobrinos o por el contrario ese mismo día pondrías unas normas estrictas para que no vuelva a pasar?

Posiblemente tú, en tu casa, permitas el acceso de tu perro al sofá o a la cama​ pero no debes hacerlo si estás hospedándote fuera de casa por varios motivos: 

  • En casa, seguro que dispones de alguna manta o colcha vieja que cubre tu sofá o tu cama. Si estás en un hotel, normalmente no disponen de eso, por lo que el perro dormiría directamente sobre la colcha de la cama, lo que conlleva un sobrecoste de limpieza para el hotel cuando tú te vayas.
  • Aunque tú estés acostumbrado a tener pelos en las sábanas, los inquilinos del hotel no tienen porqué estarlo. Sabes mejor que yo lo difícil que es eliminar por completo el pelo de la ropa, por lo que al permitirle el acceso a tu perro a la cama del hotel, estás incrementando el coste y tiempo de limpieza de tu habitación cuando te marches.

Por todo esto, cada vez hay NORMAS MÁS ESTRICTAS en los establecimientos que permiten el acceso a los perros y precisamente es por culpa de comportamientos irresponsables por parte de los dueños.

Aún recuerdo una vez que al realizar una reserva en un hotel de La Manga del Mar Menor, me pidieron una fianza de 150 euros por dormir con mi perra en la habitación. Al principio me sorprendí mucho, porque había viajado muchísimo con ella y jamás me habían pedido algo así, pero cuando el recepcionista me contó una serie de casos que habían ocurrido, me quedé ALUCINADA. Sin duda tenían motivos para pedir esa fianza y, de hecho, me parecía muy baja. 

2.- CUMPLE TODAS LAS NORMAS DE LA CIUDAD O SITIO QUE VISITAS

Dentro de España y fuera de ella, cada ciudad tiene sus normas en cuanto a la tenencia de animales. Aunque en tu ciudad no sea obligatorio el uso de algún complemento, debes informarte bien de la normativa de la ciudad de destino.

Es un ejemplo claro, el caso del acceso con perros al Transporte Público. En algunas ciudades lo permiten sin más, y en otras ciudades es OBLIGATORIO el uso de BOZAL y CORREA CORTA o incluso determinados transportes como el tren o el avión (sea en cabina o bodega) exigen que el perro viaje en un TRANSPORTÍN HOMOLOGADO.

Por eso, antes de plantearte viajar con tu perro, deberías conseguir que fuera capaz de estar habituado perfectamente al uso de bozal (te recomendamos que adquieras un bozal que le permita respirar bien, que sea ligero y cómodo para él. Si lo realizas correctamente, el bozal para tu perro será un complemento más, similar a su collar o su correa y no un elemento de tortura para él.)

Igualmente, tanto para viajar con tu perro como para otras muchas situaciones, recomendamos SIEMPRE que el perro tenga una correcta HABITUACIÓN AL TRANSPORTÍN, de manera que pueda permanecer dentro del mismo de manera tranquila y relajada. Sólo así, no molestaremos al resto de la tripulación y nadie tendrá ningún problema en permitirnos el acceso al transporte público con nuestro perro.  

2.- JAMÁS SUELTES A TU PERRO EN SITIOS DONDE NO ESTÁ PERMITIDO

Recuerdo la primera vez que fui a hacer la ruta del Río Borosa en Cazorla. Fué hace 8 años, fuimos Lola (mi primera Schnauzer Gigante) y yo solas. Nos encanta el senderismo y siempre aprovechábamos cualquier excusa para pegarnos una "escapadita". Recuerdo cómo disfrutábamos con cada ruta. Lola iba siempre suelta, hacía el camino a mi lado, saludaba a otros senderistas y a sus perros, pero NUNCA se salía del sendero. Para mí era algo normal. Cada fin de semana íbamos de ruta, éramos 2 en el equipo y donde iba una, iba la otra. 

Pero cual fue mi sorpresa, cuando 4 años más tarde, quise enseñarle a Macu (hija de Lola) la ruta que tanto nos gustaba a ambas. Llevaba 4 años sin ir a Cazorla, por lo que actué igual que lo hice cuando fuí con Lola. Preparamos la mochila y nos fuímos de ruta. Cuando habíamos pasado la piscifactoría que hay al comienzo de la ruta, solté a Macu. Al igual que Lola, había hecho muchas rutas conmigo y actuaba de la misma manera que su madre, iba saludando a los senderistas y a sus perros, pero siempre sin salirse del sendero a no ser que fuera yo con ella.

Pero cual fue mi sorpresa, cuando nos llamó la atención un Responsable del Parque. Estaba prohibido soltar a los perros durante la ruta.

¡YO NO LO SABÍA! Años atrás no había problema en hacer la ruta con el perro suelto, pero quizás algún desagradable episodio (o cientos de ellos) hizo que el Parque se pusiera más estricto en este aspecto. Según me contaba el Responsable, muchos perros se salían del sendero y perseguían descontroladamente a muchas especies protegidas y era por eso que habían acordado prohibir los perros sueltos en todo el parque.

De repente comprendí perfectamente su postura y en ese momento le puse a Macu su correa. Para mí era impensable que nuestra presencia en el Parque pudiera incomodar a las especies protegidas, puesto que no nos desviábamos del sendero, pero desgraciadamente muchos lo habían hecho y eso no puede ser. No puedes entrar en casa de alguien a molestar, o se harán más estrictas las normas (¿recuerdas el ejemplo de los niños de tu hermano/a?). 

Pero esto tampoco tiene porqué ser un impedimento para realizar con tu perro viajes y rutas de senderismo.... Cuando un perro está habituado al uso de la correa, se comporta igual cuando la lleva puesta a cuando está libre. La correa no tiene porqué generar estrés, sino que tiene que ser una extensión de nuestro brazo amigo, una manera de poder controlar y cumplir con las normas en nuestro paseo o ruta relajante. Os dejo unas fotos de aquella ruta, que realizamos  cumpliendo las normas del Parque. Como podrás ver, todos disfrutamos del día. 

El paseo tranquilo con correa, no deja de ser una OBLIGACIÓN para el propietario. Si tu perro no es capaz de pasear tranquilo con la correa, no podrás disfrutar de tus viajes juntos a él/ella. Te animo a leer un post de nuestro Blog, en el que te explicamos las posibles causas por la cual tu perro no es capaz de dar un paseo tranquilo si va atado con la correa. Haz Click en el botón y te dirigiremos a la página del blog. 

Y éste no es el único ejemplo que tengo... Recuerdo con nostalgia las tardes que pasaba junto a Gorda y mis hermanos haciendo figuras en la arena en la Playa de Estepona hace más de 15 años. Y eso es lo que hacíamos, jugar y disfrutar de la playa. La playa no es un PIPI-CAN, de hecho ninguno de mis perros ha orinado o defecado en la playa, puesto que previamente han tenido su paseo de "necesidades primarias". La playa es el mejor escenario para el disfrute humano y perruno que hay en este planeta.

Esta imagen, hoy en día, es IMPENSABLE, pero desgraciadamente hay quien no trata la playa como si fuera su casa, de manera que hemos de acogernos a las nuevas normas. 

3.- TÚ DECIDES SI AVANZAS Y DISFRUTAS, O TE QUEDAS COMO HASTA AHORA

Viajar con tu perro es la experiencia más maravillosa que puedes tener SIN DUDA, porque yo llevo años DISFRUTANDO DE ELLO. 

Pero si has pasado por alto cualquiera de los puntos anteriores, es posible que lo que pensabas que fueran las VACACIONES PERFECTAS, se hayan convertido en una desilusión que con un poco de cabeza y planificación podría haberse evitado. 

Lo primero que te recomiendo es que siempre contrates tus vacaciones con algún portal de confianza. Yo, por ejemplo, siempre contrato mis alojamientos con BOOKING, puesto que si alguna vez he tenido cualquier problema en cuanto a las condiciones de reserva o el hecho de llevar a mis perros conmigo, ellos siempre han respondido con una ATENCIÓN AL CLIENTE excepcional. Posiblemente haya otros portales más baratos, pero yo en eso soy INFLEXIBLE. 

Si estás pensando en planificar alguna "escapadita", te dejo el enlace para que puedas planear AHORA, tu siguiente momento de relax junto a tu perro. 

Pero puede ser que después de haber leído todo el post, eches en falta algún accesorio para hacer de tu viaje un momento que recordarás toda la vida. No dejes de lado la posibilidad de tener un recuerdo inolvidable de tu mejor viaje junto con tu perro. Son muchísimos los accesorios que hoy en día existen para perros, desde arnés para colocarles una Go-Pro, hasta un transportín o arnés  homologado, todo lo que estás buscando, está en la mayor tienda del mundo.  Clicka en el siguiente enlace y encuentra todo lo que necesites. 

​Y si después de todo esto, sigues teniendo dudas, escríbenos a la dirección: info@quienfueraperro.com y te ayudaremos en todo lo que te preocupa.