/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

CONOCE NUESTRO TRABAJO

 "Quien se atreve a ENSEÑAR, nunca debe dejar de APRENDER"​ (John Cotton Dana)

Mi nombre es Lilo Muñoz, Educadora Canina y responsable del equipo de Quien Fuera Perro.

A mis 37 años, llevo conviviendo con perros desde hace más de 30 años.

Os aseguro que en todo este tiempo, he cometido mil veces más errores que cualquiera de vosotros y de todos ellos he aprendido muchísimo, hasta el punto de decidir en el año 2010 formarme como EDUCADORA CANINA y especializarme en ESTRÉS y MODIFICACIÓN DE CONDUCTA CANINA.

En estos 7 años, junto con mi socia, compañera y amiga, hemos ayudado a muchísimos propietarios a ENTENDER, CONOCER y MEJORAR su relación con sus perros. 

Mi primer contacto con el Adiestramiento Canino, fue en el año 2006, cuando después de haber leído varios libros acerca de como educar a un cachorro, no era capaz de pasear tranquilamente con mi cachorro de 6 meses de Schnauzer Gigante. En definitiva, no tenía ni idea de como adiestrar a un perro. Había leído mucho, pero no sabía como educar a mi perro. Al ver que no contaba con los conocimientos necesarios, contraté los servicios de un Adiestrador de Perros cuyo precio no era precisamente bajo.

Durante la educación de mi cachorro, había usado multitud de collares para perros, pero jamás había utilizado lo que en aquella época (y ahora también, por desgracia) se denominaba "collar de adiestramiento". Se trataba de un collar metálico que contaba con pinchos que se clavaban en el cuello del perro, produciéndole dolor cada vez que se tensaba la correa. Puesto que el Adiestrador de Perros que había contratado me lo recomendó, sin dudarlo fui a comprar uno.  

El entrenamiento de mis perros duró tan sólo 4 semanas, en las que aquel adiestrador de perros me indicaba cómo utilizar aquel collar de adiestramiento para conseguir que mi cachorro tuviera las órdenes básicas de obediencia canina (sentarse, tumbarse, acudir a la llamada, permanecer quieto). 

Trascurridas esas 4 semanas, el adiestrador de perros desapareció y yo me quedé en casa con un problema que no se lo deseo a nadie. En aquel momento, en casa había 2 perros, una hembra adulta de tamaño pequeño y la cachorra gigante que acababa de "adiestrar" y que se había criado junto con la hembra adulta. Al cabo de 2 semanas, ambas hembras comenzaron a pelearse si ningún motivo aparente. Se habían llevado muy bien hasta que comenzamos con el entrenamiento de la mano de este adiestrador de perros. 

Y fue cuando comencé, de manera totalmente autodidacta a estudiar acerca de psicología canina y comportamiento o etología canina. Tras 4 años de ver que daba un paso hacia delante y 3 hacia atrás, fue cuando me decidí a formarme de manera Profesional. 

Realicé un primer curso de educador canino profesional muy completo, en el que descubrí que efectivamente, el adiestramiento de perros "tradicional" basado en el castigo y el miedo estaba completamente desfasado y arcaico. En aquel curso aprendí que el uso de "collares de adiestramiento" era tan perjudicial para la salud física y cognitiva del animal, que eran multitud de Países los que habían prohibido el uso de este tipo de herramientas. Descubrir que existen otros accesorios completamente inofensivos para el perro y que consiguen de una manera amable enseñar al perro a caminar tranquilo fue lo mejor que me ha pasado en la vida y el comienzo de lo que hoy en día es la profesión que más me apasiona y motiva. 

Tras aquel curso de adiestrador canino profesional, vinieron muchos más. De todas las ramas de la Educación Canina, quise especializarme en Estrés y Modificación de Conducta. Realicé multitud de Cursos de Formación orientados a problemas de Miedo y Agresividad. Aprendí a reconocer, diagnosticar y solucionar los problemas de comportamiento en los perros.

Aprendí que la mayoría de los problemas graves que tienen los perros van asociados a problemas de estrés y ansiedad, de manera que si tratamos la raíz del problema, se pueden modificar aquellas conductas que no nos gustan en nuestro perro.

Posteriormente, descubrí lo beneficioso que es el trabajo de olfato para reducir el nivel de estrés en los perros y cómo con una herramienta tan sencilla como el clicker podemos conseguir que la terapia de modificación de conducta del perro sea mucho más efectiva. Eso sí, fueron años de formación aprendiendo a utilizar esta herramienta los que me dieron una base sólida en el tema. 

Actualmente, junto con mi socia, compañera y amiga, impartimos Cursos y Talleres de Formación. Estamos convencidas de que estamos formando a los adiestradores que los perros, si pudieran, elegirían.

Además, soy co-autora junto a ella de varios libros y manuales de educación y adiestramiento canino, como son los siguientes:

  • Educación y Preadiestreamiento del cachorro.
  • Jugando con Perros (las reglas del juego)
  • Desarrollo Olfativo en el Perro
  • Educacando con clicker.
  • Curso completo de Estrés y Modificación de Conducta Canina
  • Ansiedad por Separación en Perros
  • Educando a MAX. Guía para ser un buen dueño. 

​¿Quieres formarte con nosotras como Educador Canino? Échale un vistazo a nuestros próximos cursos de Formación pinchando en el siguiente enlace: 

No te quedes sin descubrir todos los artículos acerca de Educación Canina que vamos subiendo constantemente a nuestro BLOG. Seguro que te son de gran ayuda