/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

EL 1,2,3 DE TENER UN PERRO

Se acercan unas fechas en las que más de uno se estará planteando en regalar a su hijo/hermano/madre ese cachorro con el que llevan soñando varios años. El niño cada día nos recuerda lo que le gustaría tener un perro

(algo normal, porque niños y perros se entienden a la perfección) y hoy en día, hay miles de cachorros o perros adultos abandonados que colapsan los Refugios y Asociaciones, de manera que para tener un perro, no es necesario gastar varios cientos de euros en comprarlo a un criador o en una tienda. Pero ese no es el problema, desde aquí fomentamos la adopción RESPONSABLE, pero eso conlleva una serie de factores, que quizás no has pensado detenidamente.

Por eso, queremos plantearte 3 sencillas preguntas. Si cualquiera de esas preguntas es NO, definitivamente te recomendaríamos NO TENER UN PERRO

1.-¿TIENES TIEMPO?

“Sí, puedo sacarlo antes de ir a la facultad, o al trabajo, o ya lo sacarán los niños a la vuelta del colegio, o si no… el abuelo! Así se pasea!!”… Estas respuestas son las que más nos preocupan a la hora de valorar si una persona / familia ha tomado la decisión correcta –o no- de tener un perro.
Con demasiada asiduidad nos encontramos con situaciones tales como “se arregla con quince minutos tres veces al día”.
Tener tiempo no es solamente sacarle tres veces al día durante quince minutos. Ese tiempo es el mínimo que se le puede dedicar a un perro para que haga sus deposiciones, pero no cubre ni de lejos el resto de sus necesidades. El perro va a necesitar de “su persona” mínimo el doble del tiempo indicado anteriormente. Y eso solo para pasear.
Debemos sumar además el tiempo empleado en su HIGIENE: cepillados (que según el tipo de pelo pueden necesitarse a diario), baños periódicos, enseñanza si es un cachorro del sitio adecuado para evacuar… Más unos minutos de JUEGO, para crear mejor vínculo y aprovechar para conocerle mejor. También hemos de tener en cuenta el tiempo que invertiremos en visitas al VETERINARIO y en ponerle de COMER, ir a COMPRAR su pienso, LIMPIAR su lugar de descanso y los objetos donde come y bebe… ¿Y tus vacaciones? ¿Puedes llevarlo contigo?
El humano dispone de 8 horas para trabajar (en el mejor de los casos), 8 para dormir y 8 para disponerlas como tiempo libre (donde se incluye el tiempo necesario para comer, aseo personal, labores cotidianas, etc). De esas horas de tiempo libre, tu perro te “robará” al menos 2 horas diarias, lo que supone un 25% de tu tiempo libre dedicado en exclusiva a él.
¿Tienes todo este tiempo, y un poco más, para realmente DISFRUTAR de un perro y que él también disfrute? Si la respuesta es no… No tengas un perro.

2.-¿TIENES DINERO?

Donde comen dos… no comen tres.
La ALIMENTACION es clave para su salud y su calidad de vida. Una alimentación equilibrada ajustada a su tamaño y edad, será el sello que marcará su calidad de vida. Lo que ahorras en alimentación, lo pagarás en Veterinario si realmente te importa el bienestar de tu perro. Si va a comer restos de comida casera… No tengas perro.
El VETERINARIO: Las vacunas, el microchip, la esterilización, las revisiones y los “imprevistos” no son gratuitos. No pienses que porque una Asociación o Refugio acepte una cantidad simbólica de un adoptante, el coste de lo anterior es tan bajo. Ni mucho menos. Muchos veterinarios ayudan a estas organizaciones con precios reducidos para colaborar con el bienestar de los perros, haciendo posible que lleguen a manos de su adoptante en las mejores condiciones posibles, sobre todo legales y sanitarias. Pero después, la responsabilidad es tuya. Debes saber que aunque tu perro no tenga ningún problema salud y esté sano como una manzana, tienes que seguir estrictamente el calendario de VACUNACIONES, por lo que al menos tendrás que realizar una visita anual al Veterinario. Pero debes contar con 2 o más visitas anuales, porque los perros enferman como todo ser vivo y necesitan en determinados momentos atención veterinaria, incluso de URGENCIA en algunos casos. Si no vas a poder costear los gastos veterinarios… No tengas perro.

  • El SEGURO: Tanto si lo contratas para cubrir la salud del perro como si lo es de Responsabilidad Civil (obligatorio en determinadas razas), es importante que, independientemente de su obligatoriedad o no, te plantees la posibilidad de contratar uno: Tanto si tu perro es de porte grande como pequeño, puede provocar un accidente, derribar a una persona y causarle daño o morder (aunque sea jugando) a otro perro o persona…
  • El ADIESTRAMIENTO: Si tu contestación al punto “tiempo” no ha sido no, pero tampoco te sobra el mismo… es posible que debas plantearte acudir a un centro de adiestramiento para suplir la educación que no has tenido tiempo de darle. Los precios oscilan según las provincias, la calidad de los profesionales y las características de cada centro. Así como hemos recomendado no escatimar en la alimentación, remarcamos lo mismo con el adiestramiento y educación de tu perro: No te guíes sólo por un precio económico, pide información sobre las técnicas a seguir, trata de conocerlos en persona y sobre todo, haz por estar presente en las clases.
  • HIGIENE Y PELUQUERÍA: El tipo de pelo y piel que tenga el perro que elegimos como compañero, tiene unas necesidades particulares en cada caso. No vamos a poner en duda que si elegimos un perro de pelo corto, el coste en peluquería sería mucho menos que si elegimos un perro con el pelo largo. Pero independientemente de si hay o no que cortarle el pelo al perro 4 o 5 veces al año, es posible que nuestro cachorro de pelo corto, tenga algún problema de piel en el futuro, por lo que habrá que bañarlo con productos específicos (que ya adelantamos que no son baratos) si queremos que no tenga problemas mayores de salud (lo que incrementará la factura del Veterinario). En caso de no tener tiempo o no tener espacio en casa acondicionado para poder realizar una correcta higiene de nuestro perro, tendremos que buscar un profesional de Peluquería Canina que realice el trabajo, lo que conlleva un coste en algunos casos bastante elevado.
  • COMPLEMENTOS: Independientemente de que nuestro nivel adquisitivo sea elevado o no, tenemos que tener muy claro que cuando tenemos un perro, éste necesita una serie de complementos que son imprescindibles para su día a día. Necesita un collar o arnés adecuados a su peso y tamaño, una correa para pasear, unos comederos para comer, una cama confortable para dormir, un transportín para viajar, un bozal cómodo en caso de tener un perro con raza o cruce de raza que la normativa lo exige y un abrigo/impermeable si vives en zonas frías o lluviosas y no tienes tiempo de secar completamente a tu perro después de cada paseo. Son accesorios imprescindibles y que seguramente tengas que comprar varias veces a lo largo de la vida de tu perro, tanto por motivos de talla, como de desgaste o rotura en caso de tener un cachorro que se alivia el dolor del cambio de dentadura mordiendo todo lo que se encuentra. De no hacerlo así, seguro subirá la factura del veterinario. Piensa que si se rompe un collar o una correa, el perro puede provocar un accidente o ser atropellado. Si el perro duerme en el suelo, tendrá problemas de huesos y articulaciones. Si el perro está permanentemente húmedo, tendrá en un futuro problemas de artrosis y dolores que habrán de ser tratados por un especialista. Y un largo etcétera.
    Ahora es el momento de volver a buscar precios y sumar. ¿Puedes retirar de tus ingresos sin que tu economía se vea gravemente comprometida la parte que corresponde a los gastos del perro? Si la respuesta es no… No tengas perro.

3.-¿TIENES UN LUGAR PARA ÉL?


Más importante quizás que el tamaño del piso o casa que tenga el perro que elijas, lo es que pueda tener un lugar exclusivo para su descanso. Un Gran Danés puede vivir perfectamente en un piso muy pequeño, si su dueño es deportista y le gusta salir a correr o a montar en bici con su perro, pero si al llegar a casa no tiene un espacio mínimo de 2 metros cuadrados destinados exclusivamente a su descanso sobre una cama con unas dimensiones suficientes para que pueda dormir estirado, no estará cubierta esa necesidad que todo ser vivo tiene que tener para poder tener una vida digna. ¿Puedes disponer de una habitación pequeña, una parte de una habitación más grande o una perrera debidamente acondicionada? ¿Tienes jardín pero estás dispuesto a dejarle entrar en casa como miembro de la familia que es? Si la respuesta es no… No tengas perro.

Tener un perro es algo maravilloso y está más que demostrado que perro y humano pueden convivir a la perfección y no sólo eso, pueden tener una vida mucho más rica pues se complementan el uno al otro. Pero hay que ser sensato y tener consciencia de que un la vida media de un perro es, en la mayoría de los casos de más de 12-13 años y que es nuestra responsabilidad atenderlos como se merecen, pues ellos NO han elegido vivir con nosotros, ha sido nuestra decisión y, como tal, tenemos que asumir nuestra responsabilidad.

Lilo Muñoz e Inma Soto​